En el video de zoofilia que ofrecemos a continuación, pueden ver como esta chica se vuelve loca por comerle el carajo al perro, y no solo la pinga, también le chupa los cojones, la asquerosita no se deja nada atrás y su novio lo sabe porque ya son muchas veces las que ha presenciado como la guarra se tira al suelo como una perrilla buscando el manubrio del animal, de momento se ha quedado en chupar mandanga pero pronto seguro que se lo está metiendo por el coño, es cuestion de poco tiempo porque solo hay que verla con que ansia y apasionamiento le da esos lametones al perro tan exagerados.