Esta mujer se queda perfectamente abotonada por el chucho, es un ejemplar negro que han traído de la calle, ella es la primera vez que lo ve, no sabe si tiene dueño o es un perro vagabundo, pero lo que si sabe es que está bien servido de rabo y que seguro que con eso que tiene entre las patas ella será inmensamente feliz, y su marido también lo sabe por eso se lo ha llevado de regalo, muchas veces al salir del trabajo el hombre se dedica a buscar perros callejeros para llevárselos a su mujer y que pase un buen rato con ellos, sabe que a ella le chiflan las cogidas que le hacen los chuchos y muchas veces le da estas sorpresitas que ella luego le sabe agradecer con una buena chupada.