Este chico gay lo quiere todo, por lo que mientras se la mete a su perro por el culo, tiene penetrado un consolador muy grande, eso le pone al pervertido un montón, pero no bastante también tiene un aro metido por los huevos para provocarle mas placer, este hombre joven no quiere escatimar en cuanto a juguetes sexuales que le ayuden a tener un coito perfecto.

Pero el papel principal lo juega su mascota, con la que está acostumbrado a follar muy a menudo, el chaval además quiere que el perro también disfrute por lo que mientras lo perfora también le hace una paja al mismo tiempo, lo tiene todo muy bien pensado por eso las corridas de animal y dueño son tan intensas.