Un perro muy bandido le hace polvo el coño a mi mujer cuando se la folla en la sala de estar, al parecer el animal estaba sediento de sexo, olfateó el chocho de mi esposa y se volvió loco, y aunque en primer lugar lo que se me pasó por la cabeza fue echarlo a patadas, no pude evitar excitarme viendo como el animal se beneficiaba a mi pareja delante de mí.

Ella tampoco es que se quejara ni pidiera a gritos que se lo sacara de allí, a mi mujer le gusta mucho follar y por lo visto le encantó hacer sexo con el perro, ni siquiera había visto videos de zoofilia, no sabía ni lo que era, pero cuando lo probó en primera persona no pudo quedar mas satisfecha.