Este es una secuencia porno gay que hice con el perro de mi novia. La verdad es que yo siempre he sido muy machote, pero desde que hago zoofilia con la mascota de mi chica ya no estoy tan seguro de ello, sé que me encanta follar a mi novia pero es que darle por el culo a su perro me chifla también.

Todo sucedió un día que llegué a casa de ella y aun no había vuelto del trabajo, la esperé allí y mientras tanto me puse una peli x en el ordenador, cuando me quise dar cuenta estaba caliente como una estufa y lo único que se me ocurrió es follarme al perro por el culo, la experiencia me encantó, el animal se portó muy bien y al fin pude hacer un buen anal ya que mi novia no me deja, desde aquel día los visito con regularidad y tengo sexo gay con el perro.