Mi esposa me pedía follar con un perro, decía que era su fantasía sexual y quería probar el sexo con animales, así que le compré un perro y la ayudé a que el animal la penetrase por detrás y la verdad es que me pone muy excitado esto y ella disfruta mucho cuando el perro la encula y le mete su gran verga en el coño.



Animal Sex

Y es que mi mujer es muy guarra, siempre había querido tener sexo con perros pero no se atrevía a decírmelo, y cuando me lo dijo se me empalmó la polla solo de pensar lo cachondo que me pondría al ver como se deja penetrar por un perro, así que no lo dudé y ahora siempre que puede se lo tira delante mio y yo me pajeo mirando o ella mientras me la chupa, es brutal.