Este tipo tiene la polla caliente y le está dando sexo al caballito, el hombre sin querer aguantar la presión tan grande que siente en el nabo, se dirige directo al establo y le endosa al potro una inyección de polla impresionante, el equino lo tolera bien y acoge en su hueco la masa de carne sin rechistar, el hombre da comienzo al bombeo feroz e implacable que le mete al semental, le aprieta la verga fuertemente contra el ojete hasta que la calentura es tan grande que se nota como se acerca el momento crucial en que le colme el boquete de leche templada. La verdad es que es una zoofilia gay buena y completa la que este chico le administra al trotón.