La mujer estaba toda caliente y buscando desesperadamente echar un buen polvo con un macho bien dotado, y ahí estaba su perro con el que no tuvo escrúpulos en hacer zoofilia extrema, ella sentía unos orgasmos buenísimos y se estremecía mientras su mascota le lamía gustosamente su concha llena caldosa, que ricura de escena porno entre esa guarrona cachonda y el animal insaciable.

En la habitación había un fuerte olor a sexo mientras practicaban el coito zoófilo, ella se movia como una buena puta mientras el bicho le hacía estragos en la vagina metiéndole a toda velocidad la polla dura como el mármol, entraba y sacaba su miembro una vez y otra con un movimiento espasmódico que la llevaba a un extasis como no había experimentado nunca.

Category:

Perros