Todos los hombres de esta familia se cogen a la yegua por turnos, tanto el padre como los hijos se divierten follándose al animal, menos mal que la hembra del caballo tiene un buen coño para albergar tanto rabo, porque además lo hacen todos a la vez.

Se dirigen todos para el establo con el pollón fuera y van entrándole al animal uno a uno, por supuesto quien tiene el privilegio de ser el primero es el padre, luego va el hijo mayor, y luego el pequeño es el último, pero no quiere decir que es el que menos goce, al contrario se puede deleitar con la rajota animal todo el tiempo que él quiera, siempre lo han hecho así y todos disfrutan de las fantásticas folladas que le hacen a la bestia como podéis ver a continuación en este video de zoofilia completo.